ULTIMOS AVISTAMIENTOS DE OVNIS EN ACAMPADA

Hay zonas que por alguna razón parecieran favorecer la hipótesis de que allí suceden los últimos avistamientos de ovnis. Tenemos así regiones en Chile y Perú, lugares puntuales de Argentina si hablamos de Latinoamérica, otros tantos en Estados Unidos, etc. Cuando tuve la oportunidad de viajar con mi mochila junto a unos amigos, como bien supondremos son viajes en que se bebe demás y uno tiene cierta predisposición a ciertas cuestiones, más si tiene el deseo inconsciente de ver algún ovni.

Imaginemos el contexto antes que nada. Reservas naturales, lugares para acampar,  noches de fogatas y vinos, guitarras con amigos, conocer chicas e irse a caminar en medio de la noche cerrada a ver las estrellas. Es decir, una situación soñada como para terminarla con un gran avistamiento de un ovni como la gente. Colmado de alienígenas como colectivo de transporte público en hora pico.

EXTRATERRESTRES LIBROS

Fue en una de las tantas noches en que veníamos pasados de emanaciones etílicas producto de beberlas básicamente, habiendo comido unos fideos cocinados en una olla sobre leña, que estaban tan feos que no quedó otra que tomar demás para poder tragarlos. Yo no se si estaban crudos o con piedritas que le daban una textura crocante extraña, así que podemos decir que esa noche nos alimentamos a vino. Nos habíamos hecho amigos de unas chicas con las que empezamos a hablar de libros de extraterrestres, y a sugestionarnos fuertemente con el tema, tratando por todos los medios de olvidarnos de los fideos.

En serio, eran fideos crocantes.

Pero no estamos acá para hablar de gastronomía, ni de buscar originalidad en la cocción de fideos, ya que sin dudas si uno googlea hay pocas recetas sobre como hacer que un fideo quede crocante. No se si existan los alienígenas o no, pero lo que confirmo es que los fideos crocantes deberían dejar de existir, al menos los de aquella noche.

La cuestión fue que las chicas sabían mucho sobre libros de extraterrestres, habían leído bastante sobre el fenómeno ovni y respecto de los últimos avistamientos de ovnis, y llegó un momento en que la conversación se puso tan intensa que yo quería que bajen aliens a tomarse un vino con nosotros, debido a que el deseo de tener un contacto extraterrestre era un fuego en el pecho.

ULTIMOS AVISTAMIENTOS DE OVNIS

Como suele darse en los encuentros de acampada, se armaron las parejas con la espontaneidad que garantiza el fuego, las estrellas y algún vaso que no debés tomar, y nos fuimos a caminar. Mi nueva amiga había bebido lo suficiente como para que no queden dudas y las estrellas le giraban en su órbita y comenzó a ver en las constelaciones claveles, rosas y tulipanes. Se había puesto lo suficientemente romántica como para que me olvide de los últimos avistamientos de ovnis en esa área, de los alienígenas depredadores, de los documentales de ovnis que había visto los últimos 15 años, y de todo tipo de extraterrestre ya sea un marciano verde o un enanito gris.

CONTACTOS EXTRATERRESTRES

Las estrellas sugirieron los besos y todo era muy bello y romántico hasta que sucedió lo inesperado. Y no tuvo que ver con los últimos avistamientos de ovnis, ya que todo indicaba que habían aparcado su ovni, sea del tipo que fuere, en algún campo en el que dejarían alguna huella inexplicable y circular. Fue la primera vez en mi vida en que realmente estaba sucediendo, y no lo de estar con una mujer porque tuve la suerte de que una vez otra mujer se había fijado en mí, sino que pudimos finalmente estar conectados con  contactos extraterrestres verdes. Es más, hasta me pregunté si la chica que estaba conmigo, dado que no soy un gigoló precisamente, no sería también una mujer extraterrestre que venía a abducirme.

Estaba frente a nosotros un extraterrestre de verdad, un alien verde representado por el arquetipo típico de cabeza pelada, ojos grandes y algo renegridos y el resto del cuerpo verde. Ni camisa ni ropa interior, completamente desnudos, fuera de todo tipo de protocolo terrícola. No es que pretendo que se presenten de gala, pero aunque sea un calzoncillo de alien no estaría nada mal.  Que si no se lo ponen, le ofrezco mis fideos crocantes.

ULTIMOS  OVNIS

Yo estaba atónito, ya que el marciano iba y venía, se escondía detrás de los árboles y en cuanto le decía a mi amiga si había visto eso, ella me decía ¿si ví qué? Y sugería ¿ lo que está dentro de tu bragueta? Y yo le decía que había un alien y ella me decía a cuántas les dirás lo mismo. De modo que me encontraba solo frente a un marciano y teniendo que proteger a mi amiga ebria. ¿Qué debía hacer yo, que sin tener grandes superpoderes, ni siquiera un sentido arácnido, me encontraba frente a lo que sería el inicio de una posible invasión alienígena, repleta de objetos voladores no identificados, que quizás hayan encontrado en mi un primer contacto con humanos como para a partir de ahí iniciar lo que sería el inicio de la colonización del planeta por parte de los aliens, consolidando así a los extraterrestres en la tierra y generando un  museo alien en el cual esté mi cabeza como lo que sería el primer contacto extraterrestre que permitió a los marcianos ingresar hacia el fin de la civilización humana?

La duda me invadía no como un alien, pero si casi cerca de uno de ellos. Ellos están entre nosotros. Debía hacer memoria y actuar rápido, ya que el marciano detrás del árbol seguramente estaría llevando adelante un plan utilizando su tecnología de avanzada.

ULTIMOS AVISTAMIENTOS DE OVNIS PIRAMIDALES

Recordé haber visto varias películas de Bruce Lee, y pensé que como las había visto varias veces, mi mente inconsciente había captado los movimientos del artista marcial y así podría enfrentarme al alienígena y salvar a la humanidad, tanto de la invasión alien como de los fideos crocantes. En cuanto logré ponerme de pie, cosa que no podía porque el vino era muy ácido y me generaba reflujo, encaré para el árbol y ahí estaba finalmente, cara a cara con el enanito verde, el encuentro de dos razas de extraterrestres ya que yo me empecé a ver a mi mismo como un predalien debido a mi coraje e ímpetu logrados para salvar a mis hermanos terrícolas de semejante flagelo para la humanidad toda.

El extraterrestre gris, ya que del miedo perdió su coloración verdosa a no ser que se la sombra de la fogata haya apagado el verde, optó por tomarse la cabeza y en cuanto vio mis movimientos marciales comenzó a emitir sonidos extraños, casi guturales. Se agarraba la cabeza y finalmente pudo sacarse una suerte de casco y entendí en tal momento que mis amigos son más graciosos de lo que creía, y que mi amiga que empezó a reír era cómplice de tal situación. Utilizando un ingenioso disfraz de alien, me habían jugado una mala pasada y salieron los demás detrás de los árboles y empezaron a reír y bailar, y así fue que todos bailamos y reímos y yo intenté demostrar que no me había afectado pero estaba realmente muy molesto de modo que me fui a caminar por ahí.

OVNIS MENSAJEROS DE LA CONCIENCIA GLOBAL

En medio de mi creciente indignación, y con mi libro de ovnis de bolsillo siempre listo, estaba solo frente al lago y la noche estrellada, cuando vi una luz en el cielo que giraba misteriosamente, quizás íntimamente relacionada con los últimos avistamientos de ovnis. Corrí a avisarles a mis amigos que me creyeron un resentido y me ignoraron, pensando que era una broma en represalia. Cuando regresé la luz ya no estaba. Mi angustia fue tal que volví al campamento y debido a la noche frustrada que había pasado, me dispuse a calmar mi ansiedad con unos deliciosos fideos crocantes que en breve pasaré su receta.

últimos avistamientos de ovnis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.